miércoles, 15 de enero de 2014

Kick off off

-Queridos hermanos, estamos todos aquí reunidos para celebrar el enlace y compromiso de esta empresa de servicios y este cliente en la forma de un contrato por un proyecto para hacer un datamart y unos informes...
-Alabado sea el señor...
-En este día de alegría y jolgorio en el que celebramos el sacramento contractual y por lo tanto el comienzo de la ejecución de dicho proyecto las partes procederán a firmar el acuerdo. Empresa de servicios, quieres realizar para este cliente el desarrollo en lo bueno y en lo malo, en el margen y en la tarifa basura, en la salud y también trabajando en la enfermedad, hasta que la reunión de fin de proyecto os separe?
-Sí, quiero
-Y tú, cliente, aceptas que la empresa de servicios realice esos trabajos con la ayuda de dios y de varios recursos más?
-Sí, quiero
-Si hay alguien que quiera oponerse a este contrato que hable ahora o calle para siempre...
-YO ME OPONGO!
-Miércoles...

No son pocas las ocasiones en que en las películas americanas se detiene una boda en el último momento, a veces resolviéndose adecuadamente y otras con la típica huída de uno de los novios con el interruptor. Siempre, reitero, en el último momento: cuando te has puesto guapo, has pagado la peluquería, el regalo de bodas, banquete, viaje, etc.

-Paco, será que no has tenido tiempo antes...
-Tenía una entrega...

En nuestro realidad menos americana y más informática, me he encontrado con el problema de estar en una reunión de kick off de un proyecto y que alguno de los key users viese por primera vez lo que se iba a hacer.

-Cómo es que vamos a hacer esto sin hacer lo otro?
-Paco, llevamos meses hablando de hacerlo para que te venga de nuevas...
-Pues si no se hace lo otro no se va a hacer tampoco esto.
-Pero qué tiene que ver la velocidad con el tocino?
-Nada, que lo veto
-(Coro angelical) Lo ha vetadooooo...

Y entonces con tu mejor cara de poker acabas la reunión de kick off que daba inicio al proyecto al día siguiente con todos los recursos comprometidos por agenda con un 'ya veremos'.

-Oye, y perdona, eh?
-...

Y como si de boda americana interrumpida se tratara te quedas compuesto y sin novio... Y con unos recursos desagendados en casa que te recuerdan el mal trago amoroso pasado en la sala de juntas...

-Nunca me va bien con los clientes, me haré homosexual

Y te haces homosexual durante un tiempo, cerrando contratos de subcontratación con otras empresas parecidas a ti... Pero, dicen, el mundo homosexual es muy promiscuo y sigues soñando con la celebración contractual con el cliente vestido de blanco y tú de bonito.

Es en ese momento cuando suena el teléfono tras un tiempo y alguien te dice:
-Deberíamos probarlo otra vez
-Y qué me dices de Paco?
-Está olvidado y de acuerdo

Y se celebra de nuevo la reunión por todo lo alto, con familiares de la empresa y del cliente y con Paco entre los bancos con una sonrisa de satisfacción y conformidad zen por haber por fin asumido su lugar en el mundo... Salvo por esa extraña mirada que descubre el padrino que le hace sospechar y llevarse a Paco a fumar fuera... Sólo por si acaso...

-Yo os declaro contrado y contratante. Puede comenzar el proyecto!

Os deseo mucha poligamia y poco funeral y que no se confunda un enlace con la primera comunión... Que ahí cuando firmas te dan la primera ostia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario