lunes, 18 de noviembre de 2013

Mal llamados procesadores

Por una de aquellas casualidades de la vida que de tanto en tanto me suceden, el otro día estuve mirando portátiles un poco en serio.

Debo reconocerlo: me sentí como si me hablaran de química molecular (uno de tantas áreas de conocimiento en que no sólo cojeo sino que voy en silla de ruedas). Y no lo digo por los portátiles en sí, sino por una mala política de nombres y características que llevan a engaño (queriendo o sin querer) al posible comprador. Véase la diferencia entre un comprador pro-intel de hace algo más de 15 años y el actual:

-Recibid un cordial saludo, amable cliente de 1996
-Hola, quiero comprar un ordenador.
-Tenemos pentium 90, 100 y 150
-Póngame un 100
-Se lo envuelvo para regalo?
-Sí, pero la caja original apártemela para hacer caldo.
-Faltaría más...

-Ola k ase, eres de 2013 o k ase?
-Hola, quiero comprar un portátil
-Claro, quiere un i3, i5 o i7?
-Esto... Un i5
-Primera o segunda generación?
-Ehm... Segunda?
-Quiere un E4321, un E2431 o un E3421?
-Perdone pero me suenan todos iguales...
-Pero cómo le van a sonar todos iguales con las tremendas diferencias que hay...
-Ajá... Aparte del nombre?
-Claro, los niveles 1 y 2 de caché, el número de núcleos físicos y virtuales, la velocidad del reloj, el consumo y la disipación del calor...
-Pues quiero uno con velocidad de reloj de 60 segundos por minuto, que si no no llego en hora...
-...

Efectivamente decir que quieres un i5 es como ir a un concesionario y pedir un coche...
-Quiero un coche
-Monovolumen, todoterreno, utilitario?
-Todoterreno
-Clásico, SUV, con reductora, tracción permanente o conectable?
-Todoterreno he dicho...

Y no es raro que el que sabe un poco de informática se ponga delante de la etiqueta del portátil en cuestión con su smartphone a consultar las obvias características que esconden el código, valorando si es mejor o peor... Pero no nos damos cuenta que el fabricante ya nos ha hecho buena parte del trabajo al establecer una gama de precio.

-Quiero un i7
-900€
-Ostras... Un i5 pues...
-700€
-Vaya... Y calculadoras venden?

Con lo que al final se reduce a una comparativa entre diferentes portátiles a partir de lo máximo que queremos/podemos gastarnos, viendo luego qué componentes priman más que otros:

-Mejor tarjeta de vídeo dedicada por si acaso, pero entonces por precio son 4GB de Ram en lugar de 6...
-No, hombre, mejor un disco SSD y así puedes coger un procesador menos potente...
-Pero que tenga webcam de 8 megapíxeles para sacarme fotos...
-Uys, es que con el filtro anticanis del antivirus igual salta...

Y entonces llegamos a los por si acaso, la excusa perfecta para colarnos algo que igual por desconocimiento no esperábamos.
-Todoterreno pues... Usted dónde vive?
-En el centro de Barcelona
-Y no querrá el kit de apisonadora de asfalto por si acaso?
-No acabo de verlo claro...
-Pero tiene Ziritione...
-Hombre, si es así faltaría más...

Y te compras un pepino cuando tú eres más de aceitunas... Por si acaso y para que te dure más navegando por internet y consultando el correo, que es como tener un todoterreno con kit de apisonadora para ir por la autopista o un Ferrari para no salir de la ciudad ni meter la segunda...

Comentaba no hace muchos artículos la epopeya de elegir una nevera. Está claro que con el ordenador es un poco diferente... Igual una idea para una app sería un comparador de productos informáticos y recomendador. Me pido royalties...

-Recomendapp, recoméndamepp un portátil
-Para qué? Si para lo que lo usarías con el móvil te llega...
-Pero quiero un portátil...
-Tengo que llamar a tu mujer? Que la llamo, eh?
-No te atreverás...
-Mira que que tengo el 80% de batería y como te pongas tonto te doy un calambrazo...
-No, no... El móvil está bien... Gracias...

Mucho cuidado ahí fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario