viernes, 6 de septiembre de 2013

Me resbala

No os lo toméis a mal que no me refiero a cierta pasividad por mi parte al respecto de los acontecimientos que sean.

El caso es que mi portátil ha cumplido ya dos añitos de servicio... Y qué pasa cuando se cumplen dos años a mi servicio?

-Por 25 céntimos, díganos efectos de desgaste propios de un portátil profesional de dos años
-Piru piru puru puri piru piru
-No haga la música...
-Perdone... La capacidad máxima de la batería por debajo del 50% de la nominal
-Teclado que va peor que el primer día e imposible de limpiar
-Arañazos varios
-Desgaste de pintura en teclas
-Desgaste de pintura en zonas de apoyo manual
-Polvo interior y mugre exterior
-USBs cuestionables
-Rápido, ronda relámpago de respuesta oculta!
-Se le caen las gomas de apoyo!!!!
-Síííí!

Efectivamente, el calor, el uso prolongado, arrastrarlo por la mesa, ponerlo en las piernas y alguna actividad más que no recuerdo afecta al pegamento de las patas de goma del portátil y se caen... Y normalmente se pierden. Y qué pasa entonces? Que el plástico duro en el que se apoyan las gomas no tiene el mismo coeficiente de rozamiento qur la goma, produciendo lo que en términos científicos se llama nu tendiente a cero... Que resbala sobre la superfície, vaya...

Y entonces pasas de ser informático a ser participante de un rodeo tratando que el portátil no se mueva (aguantas igual que en el rodeo unos siete segundos) y sólo por la incomodidad de tener que agarrarlo comienzas a pensar en cambiar de portátil...

Por qué siempre se acaban cayendo las gomas? Por qué se pegan en lugar de incrustarse o atornillarse? Por qué no venden gomas de recambio en tu tienda informática de confianza? Es esto una conspiración de los fabricantes o bien del sindicato de skaters que pretende aprovechar el increíble deslizamiento de dichos aparatitos? Podrían ser escamoteables como las baterías (algunas, como la de mi portátil, tampoco lo son)?

Creo que, como la mayoría de cosas, están pensadas para una determinada obsolescencia pero es un poco triste que el planteamiento de cambio se haga por algo en principio ajeno a las funcionalidades del objeto como es el soporte.

Pero bueno, cuando a una silla se le rompe una pata y pierdes la pata tampoco es que sirva de mucho.

Así que id con cuidado con vuestros portátiles y nunca nunca nunca los apoyéis en superficies planas... Sólo de esta manera os dará  igual las gomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario