lunes, 15 de julio de 2013

Who watches the watchmen?

Seguramente si habéis leído o visto Watchmen os sonará la consigna que pone título a este artículo. En realidad tenía otro mucho más castizo y más en la línea de IA pero las reglas del SEO me lo desaconsejaron.

Esta consigna puede traducirse de dos maneras:
-Bien: Quién vigila a los vigilantes?
-Mal: Quién relojea a los hombres reloj?

Ser un hombre reloj es algo que ya es posible conseguir con la nueva hornada de relojes inteligentes como el Smartwatch o el iWatch... Relojes que incorporan sistemas operativos, wifi, blutooth, pantalla táctil, apps y un no acabar de funcionalidades absolutamente maravillosas y necesarias... Y hasta dicen la hora...

-Me dice la hora?
-Espere, que salgo de la aplicación... Un momento que guardo... Sí el teclado en pantalla es pequeño para mis dedos... Uys, que me equivoco... Atrás, atrás...
-Deje, que le pregunto a otro...
-No, no, si ya voy... Las 8.22.

Igual que con el teléfono o los reproductores mp4, parece forzarse una serie de funcionalidades con las que un Rolex o un Montblanc con sus mecanismos de doble émbolo no pretenden competir.

-Pero éste se pone en hora solo...
-Y mi Seiko Kinetic se carga con el movimiento...
-Y el mío también, con el accesorio de pedales puedo cargarlo en cualquier momento...

No voy a entrar a discutir la usabilidad de un gadget así (no, qué va...) y se me ocurren varias circunstancias en que puede ir bien como alternativa a aparatos de 4 pulgadas y pico:
-Salir a correr
-Salir con pantalones ceñidos o sin bolsillos
-Salir a fardar con un pontiac transam negro que se llame Kitt con reconocimiento de voz (requiere hacerse la permanente y creparse el pelo)

Y si además es sumergible, puedes escuchar música en la ducha o nadar con él mientras te mide tu velocidad en nudos náuticos...  Todo superpráctico y necesario.

Mi último reloj dejé de usarlo porque se me clavaba la correa metálica cuando escribía en el ordenador y me era muy incómodo así que me lo quitaba. Si a eso unes que los eslabones metálicos pellizcaban algún que otro vello y tiraban de él se convertía en un precio muy alto sólo por saber la hora... Eso es algo que seguro que no pasará porque la correa será con Ziritione anti-rozamientos y como estará conectado por usb al portátil sentiré, por fin, que estoy integrado informáticamente un poco más al tener que cargarlo por cable siempre que pueda.

Porque claro, yo a mi último reloj le cambiaba la pila cada 2 años... O más. Y algo me dice que en este caso no va a ser así...

-Me quedo sin batería...
-Pero dime la hora...
-Me quedo sin batería, mire en el móvil...
-A ver... Vaya, sin batería también...

Y de nuevo volvemos al ya reiterativo tema de la batería que es el mal de todo gadget actual... En fin...

Os decía al principio del artículo que tenía otro nombre y es "El más tonto hace relojes". Visto lo visto y hablando de smartwatches, me parece que el más tonto será otro y no el que lo fabrique... Ahí cada uno con sus circunstancias y billetes...

Kitt, ven a buscarme! Y trae el cargador de mechero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario