jueves, 4 de julio de 2013

Tú sí que vales

La versión española del programa (rellene con el nombre de un país)'s got talent tiene por nombre el de este artículo. En él, diferentes personas con talentos variopintos y multidisciplinares intentan llegar a una final que les dé notoriedad en la tele y con ello llegar a meterse en la primera división del show business como hicieran antaño los primeros triunfitos. Es una manera como cualquier otra de proceso de selección de personal.

El caso es que la búsqueda y promoción de superestrellas cada vez tiene menos calado y, salvo el rarito de turno, la mayoría tienden a relegarse al olvido.

Ya lo decía Jeremy Irons en Margin Call:
-En este negocio hay tres maneras de estar arriba: siendo los primeros, siendo los más listos o con trampas. No me gustan las trampas y no dudo que tengamos a gente muy lista aquí, pero es mucho más fácil ser los primeros.

Relacionándolo con mi propia realidad (no tengo intención de ir a Tú sí que vales... Me quedaría mejor en el Club de la comedia) os diré que entre las diferentes actividades no consultoriles que desarrollo un día sí y otro puede está escarbar por las redes sociales y los portales de empleo en busca de oportunidades de negocio.

Eso conlleva leer muchas ofertas de 'se busca' y me sorprendió una en particular que encontré en Linkedin (no os diré cuál por confidencialidad... Y porque mi memoria de pez no me lo permite). Las ofertas de Linkedin tienden a ser pintorescas en su planteamiento a veces, como si te estuvieran ofreciendo la oportunidad de tu vida, sobre todo las de empresas no españolas. El caso es que después de la consabida descripción heroica de la empresa en cuestión y de la aventura a realizar, llegué a los requerimientos, de los que me sorprendieron dos que os traslado:
-No haber sido despedido nunca (las superestrellas nunca son despedidas, se van voluntariamente)
-No haber estado nunca en paro (las superestrellas siempre tienen trabajo)
Y sí, antes de que me lo preguntéis, la parte de las superestrellas también figuraba en la oferta.

Qué? Sorprendidos? Yo también... El mercado laboral está complicado y tener y mantener el trabajo parece que no es suficiente para ser una superestrella laboral. Tienes que tener una vida laboral que ha de ser oro puro para trabajar en esta empresa y tener un rango de superestrella. Obviamente, el que anuncia puede pedir lo que quiera... Incluso tener dos doctorados para ser cajera de Mercadona, pero me sorprende que cada vez veo y me cuentan de peticiones y requerimientos más pintorescos.

Estamos ante el auge de una burbuja laboral? Ascenderemos todos por nuestras capacidades o situaciones extralaborales para acabar comiéndonos los mocos cuando reviente? Hay Ristos Mejides en los procesos de selección de algunas empresas?

Ya decía Anthony Hopkins transmutado en Ptolomeo en Alejandro Magno (estoy muy cinematográfico hoy) que todos los hombres ascienden y caen, ascienden y caen...
El caso es si os consideráis superestrellas por vosotros mismos o porque cumpláis los requerimientos de una pintoresca oferta de trabajo.

-Ambos
-Había un requerimiento de ser humilde
-Las superestrellas no somos humildes, somos superestrellas...
-Yo puedo pedir lo que quiera
-Un café con leche para mí, gracias.
-...

Mucho cuidado ahí fuera...

1 comentario:

  1. Bueno, visto lo que ha pasado con la burbuja inmobiliaria y los bancos os digo: "Cuidado, no resulte que os animais a vivir por encima de vuestra posibilidades y un dia vuestro empleo resulta que pierde todo su valor".

    Animo que ahora es tiempo de encontrar y retener!

    ResponderEliminar