jueves, 25 de julio de 2013

Tics transparentes

Igual no me he expresado adecuadamente al hablar de TICs. Me refiero, obviamente, a las tecnologías de la información y del conocimiento en su acrónimo más cool... Lo que antes se llamaba informática y ahora siguen llamando así los que no están en la onda:

-Tienes un TIC en un ojo
- Efectivamente es un mecanismo de digitalización y captura de vídeo de altísima definición a 24 frames por segundo
- Y se te cierra involuntariamente...
- Es el obturador... O qué te pensabas?

Nuestro cuerpo es capaz de procesar multitud de inputs y de ofrecer outputs cualitativos en formato 'pues me da a mí la impresión que...' en el mejor sistema de Big Data decisional hasta la fecha. Por ejemplo:

- Julio, 33 grados, cercanía de la playa -> Pues me da a mí la impresión que no aparco...
- Julio, 33 grados, nubes abundantes -> Prepara velas que me da a mí la impresión que va a caer un tormentazo...
- Julio, 33 grados, Bárcenas, Rajoy, sobres y millones de euros -> Pues me da a mí la impresión de que alguien me está robando...

Es en este último caso, el de la administración pública, donde las últimas noticias que están saliendo a la luz le den a uno, por multitud de inputs, la sensación de que nos están tomando el pelo más de la cuenta. Y es en este último caso donde más transparencia se les pide a los políticos.

Qué es la transparencia? Que nos digan lo que van a hacer realmente? Que nos digan en qué se gastan el dinero? Que nos expliquen las mil y una triquiñuelas de sus presupuestos? Conocer al detalle la contabilidad de las tropecientas entidades públicas y parapúblicas? Puede que sea todo eso pero... A que no hay huevos?

- Oiga, que quiero saber en qué se están gastando el dinero.
- Aquí tiene una copia de los presupuestos generales en formato pdf...
- No, no, que quiero saber en qué se están gastando el dinero.
- Pues ahí está explicado, léalo.
- Pero son 4000 páginas...
- Qué quiere saber exactamente?
- En qué se gastan MI dinero
- Aproveche que está usted en paro para leer alegremente el documento...

Efectivamente, hace falta un tremendo sistema decisional para dar respuesta a una pregunta tan simple como en qué se gasta el dinero. Y hace falta acceso a ese sistema. Y que el que lo mire lo entienda... Yo estoy acostumbrado a trabajar con números y si me dan una PL y un balance de la administración pública igual me quedo un poco perplejo y tardo lo mío en separar polvo y paja. Una persona de la calle no analista ni informática ni economista está preparada para analizar la contabilidad de un país? Ni de coña. De hecho, ni los gobernantes están preparados para ello, me temo, ni cuentan con grandes medios analíticos para hacerlo.

Entonces, queremos transparencia? Sí, claro... Pero además queremos transparencia masticada y mientras no haya en este país una asignatura analítica en la enseñanza obligatoria asociada a la gestión de datos el 99% de la gente no estará preparada para la transparencia por desbordamiento.

Jorge Bucay tiene un cuento corto genial que dice:

- Qué vende usted?
- La verdad
- Qué tipo de verdad?
- El que usted quiera
- Quiero verdad plena y absoluta
- Aquí tengo.
- Cuál es el precio?
- No volverá a estar tranquilo nunca más
- Ehm... Déjelo, ya me pasaré mañana...

Me parece que con la transparencia pasaría algo parecido ahora mismo incluso aunque hubiese un sistema fácil de usar.
Pero claro, si lo que queremos es que los señores políticos nos expliquen de manera que podamos entender fácilmente en qué se gastan el dinero en un acto de transparencia informativa real, creo que me tocará parafrasear a mi abuela y a mi madre con un :

- LA CARNE DE BURRO NO TRANSPARENTA!

2 comentarios:

  1. Quita la foto de la izquierda. Es horrible

    ResponderEliminar
  2. Lo consideraré y cuando tome una decisión te la haré llegar por mail...
    Anda no, que has comentado como anónimo...
    Vaya por dios...

    ResponderEliminar