martes, 16 de julio de 2013

It's electrifying!

No me pega nada parafrasear a John Travolta en Grease... Pero nada... Pero supongo que es adecuado para explicaros aventuras electrizantes que han sucedido en los últimos tiempos.

Últimamente hablo mucho de móviles, pero es que me lo dejan en bandeja: Una familia denuncia a Apple porque un iPhone (entendemos que defectuoso) electrocutó a su usuaria.

No quiero hacer broma con este tema tan triste pero lo primero que pensé fue:

-Una batería que no dura un día entero puede electrocutar a una persona? Me lo expliquen...
Y como nadie me lo explicaba decidí investigar por mi cuenta...
Supongo que os suenan las pistolas eléctricas que utiliza la policía estadounidense como medio para inmovilizar delincuentes. Son los famosos tasers x25.
Pues bien, estos aparatitos son capaces de matar a una persona con tres descargas de 5 segundos cada una (entendemos una persona estándar de 170 cm y 75kgs... Lo estándar donde no hay McDonald's en USA). Por esta razón, el aparato para automáticamente la descarga a los 5 segundos y hay que ser un poco cafre para darle dos veces más (hablamos de los USA no obstante...)
Para el caso: un taser típico usa una batería de aproximadamente 1300 mAh. Un iPhone usa una de 1440 mAh. Un Galaxy S3 una de 2000mAh. Y puedes comprar una batería de hasta 7000 por si te quedas corto.

Y de repente el 'móvil de las narices' se transforma en señor móvil por si acaso...

En este punto me doy cuenta de varias cosas:
-Me extraña que no haya más electrocuciones viendo el uso que le dan algunos al teléfono con baterías capaces de alimentar de sobras un Taser.
-Me extraña más aún que una sociedad tan paranoica como la estadounidense no haya incluido una app de Taser en sus teléfonos patrios para defensa personal.
-No somos conscientes muchas veces que algo en apariencia tan inofensivo como un móvil no nos mata porque no quiere... Y de varias maneras (explosión, electrocución, envenenamiento químico, ácido...)
-Visto lo visto hago bien en llevar normalmente suelas de goma.

Obviamente los aparatos electrónicos actuales llevan toda una serie de controles de fabricación y homologación (junto con un manual lleno de recomendaciones de uso y letra pequeña por si acaso) que minimizan estos casos y sólo la estadística y la mala suerte hacen que te toque recibir un chispazo por parte de alguno de ellos... Pero no deja de ser curioso, dentro de la tragedia, el amarillismo al ser Apple el fabricante. Imagino que si hubiera sido un teléfono de un fabricante paquistaní la reacción habría sido similar a 'pues que se hubiera comprado un iPhone'.

En fin, cuidad el móvil, tengáis el que tengáis, y si alguna vez os mira con gesto de estar perdonándoos la vida igual sí que lo esté haciendo...

Mucho cuidado ahí fuera.

2 comentarios:

  1. Que rapido eres... ya estaba yo pensando en una entrada a proposito de este tema que lo has hecho tu. Me pesa por la chica y la familia.
    Por cierto que hablando de explosiones, como ya sabes, a una sueca le exploto el Galaxi3 en el bolsillo del pantalon. Y aun gracias que no estaba hablando con el en ese momento que no creo yo que hubiera salido mejor parada.

    ResponderEliminar
  2. Sí, de eso hablé hace dos artículos, en 'Ola de calor'.
    Acongojado me tiene el S3 a la luz de los últimos acontecimientos...

    ResponderEliminar