jueves, 13 de junio de 2013

Operación bikini

-Ya es demasiado! Comienzo la operación bikini...
-Qué dices? Un jueves?
-No, hombre... El lunes... Y hasta el lunes voy a aprovechar para ponerme las botas... Que luego no voy a poder
-Ya sé como acaba esto... Es tu tercera semana de 'me pongo hasta arriba que el lunes empiezo'
-Esta vez es en serio
-Como las otras
-Lo importante es el concepto
-Ahí te doy la razón...

Sólo hace falta que los meteoastrólogos anuncien que finalmente habrá verano y que el termómetro llegue a los 25º para ir pensando en la playa... Y por consiguiente en la operación bikini de todos los años. En una huída hacia adelante pretendemos en unas pocas semanas quitarnos de encima lo que no hemos podido/querido/sabido quitarnos de encima desde navidades y otras fiestas de guardar... Porque llega el verano y hay que lucir palmito y dedicarse al goce y disfrute playero untados en protector solar pegajoso previo a teñirnos de gamba.

Justo lo mismo que pasa en estas fechas en más de un departamento de sistemas... Que si deberíamos aprovechar ahora que andamos un pelín más libres para plantearnos este tema que tenemos pendiente... Que si deberíamos revisar y optimizar este proceso... Que si este sistema habría que coger y optimizarlo... Y justo lo mismo que nos pasa a más de uno en los proyectos: que si acábalo ya que nos vamos de vacaciones y me quiero ir tranquilo (yo también)...

Total, que por mucho que nos esforcemos parece que nunca somos capaces de huir de esa sensación de querer dejarlo todo listo para irnos a lucir el palmito a la playa habiéndonos quitado (mediante láser u otros procedimientos gestoriles) los tatuajes asociados a esos trabajos que por alguna extraña razón tienen que estar funcionando el uno de septiembre.

Supongo que siempre se puede planificar mejor, siempre se puede contar con más recursos, con más servidores, con más tecnología, con más lo que se quiera pero al final la realidad cae por su propio peso y la única solución para poder irte a la playa sin haber hecho operación bikini proyectil (pero no de disparar, de proyecto) es... Atención... ¡Delegar!

Efectivamente, delegar mola y te permite quitarte los tatuajes no sólo de tu piel sino también de tu mente y responsabilidades e irte de vacaciones alegre cual gacela que escapa de un león que se tropieza y tiene tierra de la sabana para merendar en un alarde muchas veces de inconsciencia.

Pero claro... A mes y medio vista de las vacaciones y dadas las circunstancias uno se teme que no llegará a hacer toda la operación bikini que querría y se llevará a la playa algún que otro marrón (as usual)... Salvo que logre delegarlo no sé si inconscientemente... ¿Hay algún consultor en la sala? ¿No? ¿Seguro? Lástima...

Seguiremos buscando... Y haciendo dieta por si acaso...
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario