jueves, 27 de septiembre de 2012

Pereza oriental (y 2)

La explicación a estos casi dos meses de ausencia en el blog se debe precisamente a la pereza occidental que os comentaba hace un par de artículos.

Como decíamos antes, la pereza occidental consiste en hacer todo lo que puedas para evitar hacer lo que realmente tienes que hacer. Como realmente tengo que darle vida a este blog pues me he dedicado a hacer todo lo que tenía que hacer pero no por evitarlo... En fin, que justificaciones las justas.

Cuando el otro día hablaba de la pereza occidental me refería, como siempre, a su aplicación a los proyectos informáticos porque muchas veces pasa lo que pasa:

- Vamos a cambiar de tecnología en la base de datos del cuadro de mandos. Cambiaremos Analysis Services por SAP BW.
- SAP BW es muy funcional pero es lento. Nos va a dar problemas de rendimiento. No es una buena idea.
- Que sí, hombre. No seas aguafiestas que vamos a un sistema más estándar.

Después de varios intentos y sufrimientos, se hace la primera prueba de rendimiento con la nueva base de datos:
- Esto es un desastre. Hemos pasado de una respuesta casi inmediata a tener que esperar casi un minuto.
- Mi mi mi mi...
- ¿Qué haces?
- Estoy aclarando la voz para decirte el 'ya te lo dije'
- Bueno, ¿cómo arreglamos esto?
- Volvamos a Analysis Services
- No, tenemos que ir hacia adelante. Tal vez si cacheamos los cubos de SAP BW...

Tras cachear los cubos de SAP BW...
- Esto sigue yendo lento. Hemos ganado algo pero luego va lento.
- La culpa es del conector MDX que no cachea de forma global sino para cada sesión.
- Entonces a lo mejor si cacheamos las MDX genéricas en BW podemos ganar algo.
- O podemos volver a Analysis Services...
- No, descartado. ¿No ves que vamos a mejor, hombre?
- En eso me estaba fijando precisamente...

El caso es que podemos encontrarnos varios episodios más incluyendo temas de comunicaciones, cachés varios en uno u otro servidor, administraciones complicadas, procesos intermedios que hay que planificar, excesos que hay que  hacer hacer a las herramientas... Total, un drama.
Pero en esa huida hacia adelante pueden pasar dos cosas:
1) Que como decía el tecnólogo poco creyente que abogaba por seguir usando Analysis Services finalmente la realidad nos ponga en su sitio y haya que dar la vuelta y volver por donde se ha ido tras haber malgastado muchas jornadas tratando de conseguir la cuadratura del círculo en cuanto a rendimiento.
2) Que en una de esas tareas intermedias realmente, tras forzar y configurar un montón de opciones avanzadas, se consiga el rendimiento esperado. Lo malo es que haya que pasar por N pasos previamente a ello con un coste mucho mayor del esperado.

Para el caso, al final todo sale más caro de lo esperado cuando uno tiende a pensar ¿por qué no hacer lo que haya que hacer con Analysis Services desde el principio en lugar de probar las N posibilidades previamente si sabemos que vamos a acabar en Analysis Services al final? ¿Por qué los informáticos tenemos esa fe a veces en que las herramientas van a acabar funcionando como esperamos que vayan a hacerlo aunque la realidad nos haya demostrado en más de una ocasión que no es así? ¿Por qué la idea de que todo va a ser automático, fácil y estándar puede hacer que un proyecto dupli/tripli/cuadriplique sus costes para conseguirlo?

En fin. Si en cualquier proyecto que os encontréis uno de los gurús comienza a entonar el 'mi mi mi mi mi' y se reserva el derecho a decir 'ya te lo dije' puede que estemos ante un ataque de pereza occidental que tal vez haya que medicar adecuadamente. Pero eso será en otro momento, que ahora tengo otras cosas que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario