viernes, 11 de mayo de 2012

Podría ser peor...

Hace unos cuantos años, cuando yo iba a la universidad, había cierta rivalidad (sana, entiéndase) entre las dos carreras de informática técnica: sistemas y gestión. Básicamente los de sistemas acostumbrábamos a decirles a los de gestión que los informáticos buenos éramos nosotros y ellos hacían lo propio.

Curiosamente, dedicándome a temas de gestión de información y nada de electrónica, me hubiera sido mejor plantearme estudiar informática de gestión en lugar de informática de sistemas. De todas maneras, por todos es bien sabido mi opinión al respecto de la formación universitaria, pero bueno...

El caso es que entre las muchas cosas que hacíamos víctimas de nuestra rivalidad, se nos ocurrió hacer un listado de los trabajos peor vistos por los informáticos (era ese momento en que no conoces el mercado laboral...) y debo reconocer, desde la experiencia, que mi opinión continúa siendo la misma:

En tercera plaza de nuestro ránking, en tres colores y muchos cruces... ¡El programador de semáforos!
Hablamos de esa persona que es capaz de hacernos salir como balas de un semáforo para quedarnos parados en el siguiente 50 metros más adelante, que nos hace esperar mientras pasan fantasmas de abuelitas en un twingo a las 3 de la madrugada y que es capaz de poner en rojo el semáforo un segundo después de ponerse en ámbar. Sí señor, todo un clásico.

En segunda plaza de nuestro ránking, que ni sube ni baja... ¡El programador de ascensores!
No podía ser de otra manera... Cuánto tiempo perdido esperando que apareciese uno de los 5 ó 6 ascensores de un edificio mientras miramos con desesperación los números de los pisos... Pero míralo, si está parado en el segundo... ¿Es que no va a bajar? ¿Por qué se espera a que baje el del sexto? ¿Quién está disfrutando con todo esto? Vaya que sí, ya lo creo...

Y en primer lugar y no podría ser de otra manera... ¡El consultor!
Efectivamente, el que vale vale y el que no, para consultor. La verdad es que teníamos una impresión mala de lo que era ser consultor... Una especie de especialista especializado pero que no era un 'informático puro' porque no lo valía. Y mira cómo hemos acabado... Intentando explicar una y otra vez a la gente a qué nos dedicamos para que lo acaben resumiendo con un 'ah, que eres informático'.

Pero bueno, seguro que tanto el programador de ascensores como el de semáforos disfrutan (a su manera) con su trabajo... Al igual que los consultores lo hacemos con el nuestro... Aunque sea por el kit del consultor... Ya sabéis a qué me refiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario