lunes, 14 de mayo de 2012

Pero si esto antes funcionaba...

Cuando en sueños se me aparece el dios de la informática y me sermonea en inglés con un 'The simpler the better, the simpler the better... ¡UuuuUuuUuhh!' seguramente se equivoca de número porque un servidor no tiene ni demasiada voz ni demasiado voto para que las aplicaciones de los fabricantes funcionen mejor o peor más allá de participar en los programas Beta o de reportar los errores y bugs que se van produciendo y que a veces claman al cielo.

Pero el dios de la informática tiene razón. Las aplicaciones deberían ser más simples y muchas veces funcionar mejor de lo que lo hacen. Últimamente he estado reportando al soporte de Arcplan una media de tres incidencias a la semana por cosas que no funcionaban bien (obviamente). Debo reconocer que el servicio de soporte de Arcplan es bueno, pero me da la sensación de que a veces se quiere correr demasiado en sacar versiones o bien que no están suficientemente probadas (y eso que hablamos de un desarrollador alemán...). El caso es que de esas tres incidencias semanales, por lo menos una es de esas que llamaremos, en una palabra, cosas-que-antes-funcionaban-y-que-ahora-dejan-de-hacerlo-vaya-usted-a-saber-por-qué.

La verdad es que migrar a una versión superior de cualquier aplicación es algo que cada vez me presenta más incógnitas, especialmente si la versión actual funciona adecuadamente. Una migración con un bug de funcionalidad simple nos coloca ante un problema grande, porque normalmente no se puede resolver con un workaround y dependemos de que el fabricante desarrolle un parche (muchas veces ex profeso y en pocos días) que hace bueno aquel dicho de 'arreglar una cosa y romper dos'. Y eso si se dispone del parche, porque hay fabricantes que ya lo sacarán... ¿Y mientras tanto?

Lo peor, como siempre, es la cara de idiota, porque no tiene otro nombre, que se le queda a uno cuando se da cuenta de que algo simple deja de funcionar como lo hacía antes. Bueno, no, no es eso lo peor. Lo peor será cuando, con tu cara de idiota, el cliente te pregunta qué es lo que pasa y tratas de justificar políticamente lo injustificable en un intento de evitar que, tal vez,  se vaya a elegir a otro para hacer el trabajo... O a otra herramienta tal vez más adecuada.

Qué complicado que es todo a veces...

No hay comentarios:

Publicar un comentario