viernes, 27 de enero de 2012

Mobile BI: El retorno del dedo acusador

No hace mucho hablaba en este mismo blog (es lo que tiene tener un blog propio, que hablas en él...) la incomodidad manifiesta para los sistemas actuales de herramientas móviles (aplicaciones no laborales incluídas) de tener unos dedos de determinada anchura en su punta.
Obviamente, la precisión de mis dedos no tiene nada que ver con la precisión de un stylus (aunque antes me quejaba más de su falta de transparencia).

Independientemente del tema de la usabilidad, que entiendo que en los próximos años mejorará impresionantemente para permitir ser hábiles en la pantalla del dispositivo que sea ya no con el dedo sino incluso con el codo, estos días que estoy enfrascado en una aventura de movilidad en temas de BI me he encontrado con un problema que no me había encontrado antes: preparar una aplicación para dedos gordos.

Efectivamente, tener una aplicación en un smartphone de BI es una fardada y la verdad es que visualmente suele ser interesante (no voy a decir espectacular hasta que lleguen al nivel de ciertos juegos) pero diseñarla ya es arena de otro costal.
Más allá de las complicaciones técnicas (no nos olvidemos, estamos ante versiones punto 0 en muchos aspectos con su extenso camino por recorrer), cuando alguien desarrolla un cuadro de mandos para pc no tiene en cuenta que la precisión del ratón es de un pixel. Mientras se vea en la pantalla y se pueda leer, perfecto.

Ahora bien, trabajar en un cuadro de mandos de 320x240 no es complicado si sólo queremos mostrar sin tocar: se reducen objetos, fuentes y demás y tema solucionado. Ahora, si queremos tocar... Eso ya vuelve a ser arena (grava de hecho) de otro costal. Os voy a poner un ejemplo:

Esta imagen es un gráfico tamaño real de una evolución de un indicador. Hasta aquí no pasa nada. Bien, como en un smartphone no tienes mucho espacio para poner selectores, seamos 'user-friendlies' con el usuario y permitámosle seleccionar la fecha dándole con el dedo en el mes que el usuario prefiera. En mi caso, mi dedo índice ocupa entre dos y tres barras, haciendo a veces complicado seleccionar la fecha elegida.

Se me ocurren varias formas de arreglarlo:
1) Entrenar, entrenar y entrenar. La precisión cuesta.
2) Comprar un sacapuntas para el dedo, pero el resultado es de por vida y puede interferir en otros quehaceres como la exploración de las fosas nasales.
3) Diseñar la aplicación con la idea de dedos más grandes, lo que significa utilizar controles más grandes que en algunos casos deslucen el resultado final.

Y aquí es a donde quería llegar yo: al stylus. Un stylus permite que sea elegante a la par que funcional, volviendo entonces a aquellas añoradas (en algunos casos) pdas con precisión pixelar. Tal vez los amigos de Samsung con su Galaxy Note no estén desencaminados del todo...

Seguiremos informando.

PD: Clicka en 'Mi no entender' si has medido tu dedo índice con el gráfico de barras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario