jueves, 13 de octubre de 2011

Síndromes informátricos: Asperger (I)

Por una vez y sin que sirva (mucho) de precedente, voy a escribir un artículo medianamente serio sobre algo que en los últimos tiempos me viene afectando.
Se trata del síndrome de Asperger.

Seguramente para la mayoría de vosotros, informáticos, que leéis mi blog el síndrome de Asperger os sonará tanto como la fuerza Van der Vaals pero, aunque no lo sepáis, muchos lo padecéis.

- Para nada, yo soy una persona absolutamente normal y mis rarezas son absolutamente normales.

¿Seguro que, estimado lector, eres normal? Primero deberíamos definir qué es la normalidad, pero entraríamos en una vertiente filosófica que no aplica en mi blog. Definamos pues las bases del síndrome de Asperger:
- ¿Eres introvertido? ¿Te cuesta establecer relaciones sociales?
- ¿Te gusta que todo esté en su lugar y siga una secuencia lógica?
- ¿Eres incapaz de leer entre líneas?
- ¿Te pierdes con los dobles sentidos?
- ¿Sueles tranquilizarte con masajes en la piel, caricias en el pelo o similares, incluso dándotelos tú mismo?
- ¿Te cuesta mirar a los ojos a los demás?
- ¿Te desagrada el contacto físico?

Siendo informático es muy posible que hayas respondido que sí en uno u otro grado a estas preguntas. En tal caso, te recomiendo que hagas el test que aparece aquí y en caso de que el test así te lo indique, procedas a hablar con un psicólogo.

Hace unos meses descubrí que mi hijo padece del síndrome de Asperger, localizado dentro del espectro del autismo. No nos llevemos a equivocación, no es autismo, es una variante altamente funcional del mismo. Y como el autismo, es hereditario. A partir de ahí, la lógica te indica (precisamente la lógica) que, en mayor o menor grado y sin un diagnóstico firme por el medio, el que os escribe también lo padece. Y descubrirlo es algo que te hace mirar tu vida de otra manera, comprender ciertos comportamientos que has tenido en el pasado, mirar a la gente que te rodea escudriñando síntomas y por fin darte cuenta de por qué eres informático y por qué, modestia aparte, eres tan rematadamente brillante como tal.

Muy al principio de este blog hablaba del homo informaticus en el que me preguntaba, junto al Dr. García-Calvillo, si el informático nace o se hace, llegando a la conclusión de que nace y luego se descubre. Hoy puedo decir que muchos informáticos nacen, luego se descubren informáticos, después destacan y finalmente se dan cuenta de que son Asperger.

La informática es lógica: no hay que leer entre líneas, los datos cuadran o no cuadran, pero no mienten, el ordenador hace lo que tú le dices, no lo que le da la gana (normalmente)... La altísima capacidad lógica de una persona con Asperger unida a una capacidad intelectual y de tratamiento de datos muchas veces cercana a la de los genios es algo que le permite destacar en un entorno informático:
- Como un gurú: alguien al que pedirle consejo, capaz de ver más allá y de enlazar de forma lógica áreas de conocimiento disjuntas para el no entrenado.
- Como el raro: ese individuo que se siente mejor solo y que tiene aficiones frikis como jugar a la consola, ver mangas en soledad y con el que es complicado quedar para tomar una cerveza.

Con el tiempo se aprende. Yo era mucho más brusco y antisocial en mi adolescencia (quién no...) y con el tiempo vas aprendiendo, pero hay una realidad, un sistema operativo que aunque se le pueden aplicar muchos parches hay ciertas cosas que no va a poder hacer nunca de forma nativa. Eres un profesional genial, te sale de forma innata, y puedes aprender a ser una persona socialmente completa.

Tal vez llegados a este punto alguno pensará
- Pues no hay para tanto...

Y eso es cierto. En mi caso veo más ventajas que inconvenientes (valoro enormemente mis capacidades intelectuales que por genética tal vez no me correspondieran) pero os propondré algo para que penséis:
Los informáticos masculinos solemos quejarnos de que hay muy pocas mujeres involucradas en la informática del tipo que sea. ¿Sabíais que el índice de autismo y síndromes relacionados es de cuatro hombres por cada mujer? ¿Habéis pensado cuál es el ratio de informáticos respecto a informáticas? ¿Creéis que es casual?

Haced el test y comentad vuestras impresiones.

3 comentarios:

  1. Abel, lo que dices sobre el autismo en la variante de asperger no es cierto del todo.

    "...A partir de ahí, la lógica te indica (precisamente la lógica) que, en mayor o menor grado y sin un diagnóstico firme por el medio, el que os escribe también lo padece..."

    El autismo tal y como dices es hereditario, pero no forzosamente en descendencia directa de padres a hijos. Para que entiendas el grado de herencia es del mismo tipo que el daltonismo.

    Si seguimos la logica que dices, tu padre tambien lo fue y tu nieto lo sera, lo cual no es seguro ya que depende de la genetica.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, Isaac, pero como sabrás al conocer un poco el tema, es algo que aún está en proceso de estudio (para el caso del Asperger) y cuyas conclusiones aún tardarán en aparecer.

    Así que, guardando las distancias, no deja de ser una pequeña licencia poética fundamentada en una sospecha estadística :-)

    ResponderEliminar
  3. Hola Abel, es curioso lo que dices, especialmente con respecto al sexo de los informáticos e informáticas. Después de muchas vueltas y de descubrirme en situaciones de lo más increíbles he conseguido saber, de dudar de mí, de sentirme con unos niveles de frustración poco saludables, llegué al diagnóstico, con profesionales, de que me tocó en suerte ser Asperger, son muchas las ventajas que esta herencia puede darte, pero también las desventajas, sobre todo por lo social de esta vida que nos ha tocado vivir. Si a eso le añades que ya eres un ser raro, pues imagínate si eres de esa minoría en cuanto al género. Ahora he aprendido a vivir con mis conflictos y mis fortalezas. Y cada día intento transformar los obstáculos en trampolines desde los que proyectarme. No conozco antecedentes en mi propia familia, por lo que esa herencia no es tan evidente como comentas, en cambio ahora percibo mi sintomatología en muchas personas, porque los detalles no me pasan desapercibidos jamás, así somos las personas A. Claro, que eso no me garantiza mucho éxito haciendo amig*s, es más, desde muy joven aprendí a ocultar lo que siempre era motivo de mofa y a tener muy bien ocultas mis 'rarezas'. Por supuesto mi vocación siempre hn sido las ciencias exactas y con ellas me gano la vida. Te deseo lo mejor, y a tu hijo, por supuesto, ya cuenta con la verdadera suerte de tener a un padre que se hace preguntas y busca respuestas. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar