jueves, 8 de septiembre de 2011

Escalabilidad simple

Una de las palabras más grandilocuentes que utilizan los fabricantes de soluciones empresariales es 'escalabilidad'. Obviamente se trata te un anglicismo no contemplado por la RAE como puede verse aquí.
Esta palabra supone que puedes tener una implantación simple para pocos usuarios y luego, según vas teniendo más usuarios y complejidad, irla adaptando de manera que sin un desembolso adicional o un cambio de infraestructura importante se pueda adaptar.

En los tiempos que corren todo es escalable (incluso el Everest)...
- Su saldo de puntos en el carnet de chistoso está en números rojos

 ... Y en virtud de esa escalabilidad se hacen ciertas adaptaciones a los productos que, cuanto menos, son cuestionables.

Como experto en Essbase voy a hablar de Essbase en este sentido. La versión actual de Essbase es la 11.1.2, si no recuerdo mal. Yo hace más de 10 años que lo conozco, aunque la primera con la que traté fue la versión 5.
Hoy en día, para tener una instalación de Essbase que funcione con la última versión, necesitas un monstruo de servidor e instalar el módulo de servidor de base de datos, el de administración, un par de repositorios relacionales, el directorio activo, los antiguos shared services... En fin, toda una infraestructura que a veces es complicada de manejar y de instalar para tener, finalmente, un sistema de base de datos multidimensional de última generación.

El caso, y que me perdonen los señores de Oracle y anteriormente los de Hyperion, Essbase sigue siendo el mismo Essbase que yo conocí hace 10 años. Con mejoras y algunas ampliaciones, pero en esencia es el mismo. De hecho porque ya no lo venden, pero muchas de las demos o cursos que hago de Essbase las hago con la versión 7 que tiene como 6 años (ahí es nada) y es totalmente equivalente a la versión última y válida para el 95% de los clientes.

La diferencia (aparte de temas de compatibilidad con los últimos sistemas operativos) radica en que la versión 7 se instalaba con un super agradecido siguiente siguiente siguiente siguiente en dos ejecutables y en 15 minutos podías tenerla funcionando en casi cualquier PC mientras que la versión actual puedes tardar como 2 días y eso si no te da algún problema por el medio el fabuloso (léase la fina ironía) instalador de Oracle o el evaluador de requisitos.

La evolución informática a veces no va hacia la simplicidad y la sencillez. Entiendo que primero Hyperion y después Oracle decidieron desplazar ciertos módulos que tenía nativos a módulos comunes que pudieran compartir con otros módulos más en virtud de una escalabilidad futura. Pero al final, esa escalabilidad se queda muchas veces en nada y tenemos que plantearnos la instalación de una mega solución para algo que tiende a ser más pequeño.

Es como si, haciendo mis habituales símiles automovilísticos, comprásemos un autobús con remolque para ir a comprar el pan.

Luego los fabricantes se preguntan por qué las herramientas open source (actualmente muchas de ellas mucho más simples de instalar y utilizar para cosas concretas) o herramientas all-in-one como DeltaMaster les comen terreno. Y en el caso de Oracle, no sólo es la simplicidad comparada la que puede hacerles perder una implantación sino el curioso anagrama que forman sus letras si lo lees al revés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario