martes, 2 de noviembre de 2010

Esto es todo, amigos

El amigo Porky tartamudeaba torpemente el eslogan que daba fin a cada cartoon de la Warner Brothers y que bautiza este artículo.

Amigos, la informática tiene los días contados.

Varias veces lo he preguntado al viento (y no me ha respondido especialmente), pero ahora el señor Ray Ozzie, uno de los visionarios de Microsoft, ha hecho una predicción que asegura que en 5 años (5 añitos nada más) la informática como la conocemos habrá desaparecido gracias a la novedad del cloud-computing (que existe desde hace muchos años, porque anda que no conozco yo gente que está en las nubes cuando se pone a trabajar delante de un ordenador...)
Si miráis su blog (que podéis encontrar aquí) este señor se despacha a gusto con dicho tema y demás, diciéndonos que los ordenadores serán meras televisiones (cosa que ya había dicho yo, pero como no trabajo en Microsoft...) y que todo se hará en remoto en megagigantescos servidores propiedad de las corporaciones informáticas como Microsoft o Google.

Yo no descarto que para el usuario común y más multimedia pueda existir (previo paso por caja de un ADSL de tropecientos megas que no sé yo qué infrastructura será necesaria en un país como el nuestro) un sistema operativo con terminales tontos que sea del formato televisor: esto es, procesa lo justo pero todo se hace en remoto.

En uno de mis últimos artículos decía que la informática corporativa tiene ciclos que oscilan entre el desarrollo a medida y la utilización de herramientas estándares. Pues bien, la informática parece que va de los terminales tontos de hace años (hosts y demás) a los terminales multimedias tontos del mañana, pasando por megaportátiles de 19 pulgadas y capacidad para controlar un submarino nuclear de hoy.

El caso es que seguramente un usuario estándar se puede plantear que tenga ciertos servicios fuera de su casa por temas de infrastructura (este blog, por ejemplo, no está en mi casa... Ni mi correo ni otras cosas) pero a nivel empresarial hay una gran falta de confianza con el tema de la seguridad de los datos. Que alguien pueda conocer la cuenta de resultados de una empresa (por mucho que firme y refirme contratos de confidencialidad) y de toda su competencia hace que esté en una situación de cierto dominio que seguro que no acaba de convencer a más de uno.

Así que prefiero pensar que dentro de cinco años continuaré teniendo trabajo (en el mundo de la informática, se entiende), mi portátil será megapotente (aunque no anclado a un submarino) y los datos seguirán estando en silos termonucleares propiedad de las empresas que los generan. Y esto lo digo por sentido común y porque, llamadme gato viejo, Microsoft no suele acertar en sus predicciones ni para sus propios productos, así que como para fiarse de que vaya a acertar con tecnologías en que hay otros con una posición mucho más preponderante como el amigo Al Googlone.

Regalo una jornada de consultoría de BI a aquel que dentro de cinco años me demuestre que un porcentaje muy alto de empresas hacen cloud-computing en un país como el nuestro. ¿Alguien sube la apuesta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario