domingo, 12 de septiembre de 2010

El sentido arácnido dice...

Peter Parker tiene la fabulosa capacidad, aparte de ponerse unas mallas bien apretadas y de no pasar calor con ellas bajo la ropa (cosa que nunca he entendido de los superhéroes) de utilizar un sistema preemptivo instintivo que le permite detectar cuándo está en peligro instantes antes de estarlo, advirtiéndole de forma desatendida. Algo similar a una interrupción de hardware.

Hay ciertas personas que a partir de las pistas que da la vida son capaces de detectar (llámese intuición) ciertos comportamientos o circunstancias, no necesariamente malos.

Yo no soy quién para fardar de superhéroe (ni tengo un cuerpo atlético ni uso mallas bajo la ropa), pero sí que me identifico con el sentido arácnido de Spiderman y de ello pueden dar buena cuenta ciertos compañeros como el Dr. García-Calvillo.

Aunque mi sentido arácnido está más enfocado a 'cómo de enmarronado voy a estar o cuánto me va a odiar mi Outlook según todo lo que estoy gestionando y lo que me/nos va a venir' y en lugar de presentarse como un 'zumbido en la nariz' se me presenta como un cierto nerviosismo en el estómago, por lo que más que arácnido es estomacal.

Esto hace que en aquellos proyectos que gestione, de forma desatendida pueda sentir que nos estamos yendo de fechas incluso antes de comprobar fehacientemente que esto es así. ¿Deformación profesional? ¿Preparación específica del hardware? Váyase usted a saber.

El caso es que yo le doy bastante importancia para mi tranquilidad de espíritu (dentro de unos márgenes de cierta tolerancia, porque luego resulta que todo es para ayer, como siempre) y me permite utilizarlo como 'medicina preventiva' ante los posibles problemas.

De todas maneras, parafraseando al Dr. García-Calvillo, existe la 'medicina no preventiva' en forma de un mantra tan extendido como:

"Soy un junco hueco, me doblo pero no me parto".

Vegetales, patatas, arácnidos y temas gástricos aparte, seguiremos en la brecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario