lunes, 30 de agosto de 2010

En el AVE

Una de las cosas que te encuentras cuando firmas tu contrato en una consultora es una cláusula que dice algo así como 'disponibilidad geográfica total'.
Eso supone que si una empresa de amiguetes de un pueblecito del Pirineo consigue un proyecto en Burkina Faso (deformación geográfica estándar de mi jefe), podría enviar a alguno de sus acólitos a realizarlo sin más problema que pagarle las dietas pertinentes.
Hoy en día la verdad es que esto ha cambiado bastante y ya suele preguntarse por la disponibilidad ante la posibilidad de realizar viajes o desplazamientos (se entiende que puntuales o por periodos cortos) y entonces encontramos a dos tipos claros de consultores: los que viajan y los que no.
No sé qué extraña circunstancia hace que haya personas que tengan la tarjeta VIP del AVE (o la de Iberia, o la de Spanair...) mientras otros se conforman con una tarjeta T-10 de una zona. No me estoy quejando ni nada por el estilo: yo viajo porque tengo que viajar y desde siempre he tenido que hacerlo si hacía falta.
Pues bien, uno de los principales cambios que ha habido en lo que a transportes se refiere para conectar Barcelona y Madrid (el viaje de negocios por excelencia) ha sido la presencia del AVE. Aparte del hecho de que pueda cogerlo en Tarragona (cosa que prefiero a tener que desplazarme al Prat), sólo hace falta que estés 5 minutos antes de que salga y no tienes que desnudarte para pasar el control. Aparte, mirado fríamente, no hay tanta diferencia de tiempo con el avión y personalmente me parece mucho más cómodo (nada que ver el avión con los sillones del AVE), tienes cobertura durante el 95% del trayecto y puedes usar el portátil.
Y aquí es donde quería llegar: en el avión no trabajas. En el AVE sí. Hasta hace poco, sólo trabajabas un rato porque el portátil no te aguantaba un trayecto de 3 horas. La semana pasada mi portátil fabuloso me aguantó más de 3 horas funcionando intensamente (bueno, era una partida de Empire Earth, pero procesar procesaba a toda pastilla porque me pegó una paliza...) lo que hace que finalmente no tengas excusa para trabajar... Si se quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario