lunes, 23 de agosto de 2010

100.000 euros, oiga

Hoy me siento inspirado para dar una clase de matemáticas sencillas de forma fabulosa (es decir, mediante una fábula, no quiere decir que yo sea un matemático de pro).

El otro día estuve haciendo números (como todos) por temas hipotecarios y tras acordarme amargamente de la progenitora del euro, de los parientes fallecidos del bienamado euríbor y del día en que se me ocurrió firmar la hipoteca con los vampir... quicir, con el banco que me dio un suelo del 3% para que acompañara al embaldosado de mi casa imaginé lo que sería ganar 100.000 euros (brutos) al año.

¡Wow (que no World of Warcraft)! ¡Qué gozada! Resulta que, según el excel que bajé de la AEAT para calcular nóminas estamos hablando de 5.200 leuritos netos al mes, que hay meses que no los cobro (léase la ironía).

El tema es que, como uno es como es, se plantea ¿y qué renarices tengo que hacer para conseguir tamaña felicidad para mi cuenta corriente hospedada en casa de los vampir... quicir, en mi bienamado banco?.
Pues resulta que para plantearme algo así y teniendo en cuenta los márgenes habituales con los que se trabaja en consultoría, tendría que producir como 170.000€ al año, lo que supone casi 15.500€ al mes (contando 11 meses, que uno tendrá que tener tiempo para fundirse esa past... quicir, para descansar y recuperarse del esfuerzo) o lo que es lo mismo, casi 800€ por jornada.

Hoy en día, que una empresa como la mía le plantee a un cliente del área de Barcelona que le va a cobrar 800€ por jornada todos los días del mes, haciendo uso del conocido slogan de L'oreal e independientemente de los resultados, 'por que yo lo valgo' es el motivo perfecto para que se organice una buena sesión de carcajadas.

- ¿Cuánto dice que quiere cobrarnos por día?
- Vamos a decir algo testimonial... No sé, ¿800 euros?.
- ¿Pero en negro?
- No, hombre, a eso hay que sumarle el 18% de IVA
- Pues me temo que me he quedado sin vaselina. ¿Por qué no va a la farmacia y ya que está allí aprovecha y se queda?

Así que viendo el panorama, he decidido cambiar de siglas y, aunque mis jefes reconocen mi labor (cosa que es de agradecer, todo sea dicho), voy a pasar de la AEAT a la ONLAE, que me puede asegurar ya no 6 cifras sino incluso 7... Y sin conservantes artificiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario