jueves, 17 de septiembre de 2009

IBM! (3)


Como curiosidad, IBM (3) es la descodificación de HAL! (2) (quitando los símbolos para simplificar). Este no es más que la continuación del artículo anterior.

En él planteábamos si la inteligencia artificial que emula el comportamiento cerebral (redes neuronales) podría tener los problemas típicos de nosotros las personas.

Normalmente, la idea que tenemos de la inteligencia artificial es aquella en que un robot o un sistema se estropean y comienzan a atacar a unos pobres humanos (2001, Juegos de guerra, Yo robot...) o directamente son enemigos de ellos (Matrix, Terminator...)

Y lo que suele pasar es que las máquinas suelen entender que los humanos no somos más que el equivalente a hormigas... O cucarachas. Nosotros vemos a estos insectos como inferiores, aunque tienen organizaciones complejas. Si como seres humanos no respetamos todas las formas de vida (exterminamos aquellas que consideramos plaga o que directamente nos son incómodas (que se lo pregunten a los USA...)), ¿por qué deberíamos esperar que una máquina que no nos asume como igual respete nuestra vida más allá de la mera curiosidad científica?
-Doctor, doctor, mi ordenador se ha curado de la depresión.
-Ah, muy bien, me alegro.
-Ahora me dice que no me va a hacer caso y se va a dedicar a la vida contemplativa.
Por suerte (o por desgracia), la inteligencia artificial completa (IAC) está muy lejos (pero muuuuuy lejos) vamos, aquí estaríamos ahora...




























... Y por aquí es por donde debería estar la IAC.

Sí, hay IA en videojuegos y en ciertos programas, pero no son cognitivos, no razonan, no aprenden, sólo interpretan código.

Siempre existe el miedo de la máquina que aprende exponencialmente y en un determinado momento 'toma conciencia de sí mismo', pero estamos hablando de algo que es sólo inteligencia: no tiene sentimientos, ni ética... Ni remordimientos (y no hablo de los políticos).

Y es que la mayoría de los problemas mentales humanos están relacionados directamente con nuestros problemas como personas, con nuestros miedos y sentimientos.

Yo os recomiendo el cómic Ghost In The Shell, de Masamune Shirow, pero el primero, por favor. En él, una inteligencia artificial pretende unirse a un ser vivo (hala, ya os he destripado el final ¡spoiler, spoiler!) por la curiosidad de vivir, reproducirse y cambiar.

No podría despedirme sin una de mis máximas para la posteridad: La inteligencia es inteligencia independientemente de su origen pero... ¿qué es exactamente la inteligencia? ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario