lunes, 23 de septiembre de 2019

Regreso al pasado - Parte 1

-Ha pasado mucho tiempo desde tu último artículo, Flanagan
-He estado en el pasado preparándolo y no he podido volver hasta ahora mismo
-Pero si vienes del pasado... ¿No podías volver a un tiempo anterior y así no desaparecías tantos meses?
-Es que no tuve tiempo...
-...
-...
-Por lo menos la respuesta no está mal traída...
-Ocho meses he tardado en prepararla

Pues sí... Tras tantos meses de arduo trabajo preparando esta serie de tres artículos referidos al pasado por fin puedo darles salida y revitalizar (sin bebida energética que se precie) mi modesto blog.
-¿Por qué tres?
-Ya que hablamos del tiempo y dado que Regreso al futuro es una trilogía...
-Ya... Y eso de arduo trabajo...
-Es que he estado muy liado, no significa que me costase mucho hacer los artículos.
-Sabemos de sobra que los improvisas mientras los escribes.
-Gñé

Efectivamente, ya sabéis que mis líos laborales me obligan en ocasiones a no estar por este blog lo que se merece (pero eh, que tengo más de 250 entradas y no os habéis leído ni la mitad) y hoy, como siempre, quiero contaros una historia.

Hace unos 6 años yo utilizaba para trabajar un estupendo Toshiba Z30, de los primeros en incorporar discos duros SSD (de 128GB), con Core i5 y 8GB de RAM. Una delicia para la época y, si lo miras, lo sigue siendo. Pero los acabados del portátil muy buenos no son y el teclado acusó a mis fuertes dedos y alguna tecla saltó de su sitio... Primero haciéndolo poco usable (eso de tener que darle 5 veces a la misma tecla) y luego que no hubiese tecla.
-Tienes un teclado QWR
-Muy gracioso

Así que, por temas de empresa, se compró una remesa de Toshibas Z30 más modernos, con mejor resolución de pantalla, core i5 más moderno, 8GB, SSD de 256GB y algun accesorio adicional. Y el mismo fail en el teclado.
-Tienes un teclado QRT
-De nuevo: muy gracioso

En el mundo portátil en general y en el Toshiba en particular, no se puede cambiar una tecla sólo... Hay que cambiar el teclado entero. Como el portátil era muy nuevo y Visa mediante, el servicio técnico me lo cambió (rápido y con muy buen resultado) devolviéndome los restos del teclado antiguo 'por si acaso'.
-¿Por si acaso?
-Sí... Se ve que no se fían mucho de los teclados de ese modelo...

Así que viendo lo bien que había ido el servicio técnico pregunté para cambiar el teclado del Z30 antiguo y me dijeron, para mi desgracia, que estaba descatalogado y no había piezas.
-Pero si las teclas son iguales...
-Pero los conectores no...
-Yo creo que con un poco de cinta aislante...
-¡Que no!

Busqué por varias webs europeas e incluso llegué a pagar una pieza de recambio (que luego me devolvieron porque me la cobraron sin comprobar que hubiese piezas...) y el pobre Z30 fue a parar a una mochila de mi oficina. El Z30 nuevo rotó de mis manos y acabé con el portátil de las formaciones. Una bestia parda que conseguimos de oferta en su momento.
-Bestia parda, bestia parda...
-Acer Nitro V, i7, 32GB de RAM, disco SSD de 512MB, disco normal de 1TB... Bestia parda.
-Vale, ahora sí que te has quedado conmigo.
-Y costó menos de 1000€ en su momento
-Mentira
-Verdad
-Mentira
-Te puedo enseñar la factura

Esta bestia parda no la encuentras hoy por menos de 1500 o 2000 (no sé qué ha pasado con los portátiles y sus precios) pero aunque es estupendo... Pesa un montón. Y no me cabía en mi mochila nueva para la moto.
Así que en un alarde de ingenio propio de McGyver, cogí unas teclas del teclado viejo del Z30 nuevo, unas pinzas, un escalpelo y una enfermera para el sudor e hice un trasplante de varias teclas.
-Enfermera, la F
-La F
-Enfermera, la Q
-La Q
-Enfermera, la E
-No hay E... Era una de las rotas
-...
-...
-Otra F
-Dice McGyver que está muy orgulloso de ti
-Ains, que me emociono...

Y sí, quitando el tema de que mi teclado tiene ahora dos F (que si no te fijas ni se nota) he vuelto a utilizar (y muy contento) el ordenador que tenía hace 6 años... Que no pesa nada y va mejor que muchos de los actuales.

¿Cómo puede ser que un portátil no tan viejo y que puede competir perfectamente con los rendimientos de portátiles actuales se quede sin piezas de recambio siendo de una marca como Toshiba? ¿Por qué no han aprendido nada del teclado de las diferentes series de Z30 de las que me consta que a todos se les han caído teclas? ¿Por qué el Z30 actual vale 250-300€ más que el de hace 6 años en igualdad de condiciones aproximadas si se supone que siempre se va a mantener o reducir el precio? ¿Soy un sentimental por trabajar con máquinas viejas (mejor no os cuento el Lubuntu que he montado en un Centrino Duo con 10 años...)?

En cualquier caso, estoy contento con mi viaje informático al pasado... Y espero que aún aguante mucha caña antes de que decida cambiármelo por algo más nuevo.
-¿Otro Z30?
-Dependerá de Toshiba...

Mucho cuidado ahí fuera.


domingo, 27 de enero de 2019

Mklinking con Windows 10

- El título de esta entrada parece un trabalenguas
- Yo lo leo eme-ka-linking con güindous diez
- La parte de Windows estaba clara
- No estamos conformes nunca, coñe...

Algunos de vosotros sabéis que uso habitualmente (tal vez menos habitualmente de lo que pretendo) una 'oficina móvil' que tiene como elemento fundamental un tablet con windows 10.
- Tienes un surface
- No, es un Chuwi Hi8 Pro
- ¿Chuwi?
- Sí, además de salir en Star Wars, Chewbacca hace tablets...

Efectivamente, este aparato que ya tiene unos añitos es de la época en que había más tablets con windows de los que hay actualmente. Hablamos de procesador Atom, 2GB de RAM y 32 GB (cuestionables) de disco. Y en mi caso, venía con doble partición para arrancar indistintamente Android o Windows.
- ¿Metías Windows 10 en 16GB?
- En realidad eran 14...
- ¿Y cabía?
- He aquí parte de la historia...

Efectivamente, la mitad de un disco de 28GB efectivos se le antoja muy corta a Windows 10. Supercorta. Fatal, vaya. Y a partir de un determinado momento, el señor Windows Update indicaba con su gracejo habitual que no iba a actualizar más.
- ¡Ha ocurrido un error!
- Windows siempre tan claro
- ¡Pero es que ha ocurrido un error! ¡Búscate la vida!

Pues sí, buscando la vida y como todo el mundo puede suponer, era un problema de espacio. No había sitio suficiente en la unidad de Windows para bajar los archivos de actualización (que deben estar en la unidad de Windows) para poder actualizarse.
- A ver... Tienes 14GB de disco, 10 GB ocupados por Windows, necesitas 4GB de descargas y 7 adicionales para instalarlo.
- Ajá
- Todo eso suma 21GB
- No-ca-be

La aritmética básica no mentía: no había sitio suficiente. Así que acabé por los foros habituales que un fabricante como Chuwi puede tener... Vamos, que tuve que escarbar bastante. Al final, por suerte, encontré una entrada con las imágenes del disco original sin Android (que al final no lo usaba) de manera que podía contar con 28GB sólo para Windows.
- Te podrás quejar, 28GB para ti solito
- Sabes que me los voy a comer con patatas...
- Y sin ellas, desde luego

Pues después de poder instalar en el tablet la versión particionada con sólo Windows y tras esperar horas a que se actualizase, pude comenzar a utilizarlo con cierta frecuencia como oficina móvil.
Estupendo.

Pero claro, con el tiempo ni el disco del tablet ni la tarjeta SD de 32GB adicionales le parecían suficiente a Windows para actualizar... 
- Quiero actualizar
- Actualiza
- Espera, que me lo bajo todo
- Vale
- No puedes actualizar porque no tiene espacio
- Me dijiste que necesitabas 7GB, tienes 9GB libres. ¿Qué estás haciendo?

Total, que estaba un servidor pensando en que se quedaría con una versión anticuada de Windows 10... Pero sabéis que otra cosa no pero cabezón lo soy bastante. E investigué.

Y resulta que al final encontré qué carpetas utiliza Windows para bajarse las actualizaciones... Y le engañé, haciendo que esas carpetas estuviesen en la tarjeta SD con un mklink, que no es otra cosa que un enlace de una carpeta a otra transparente para el sistema operativo.
- ¡Agh! ¡Me has engañado con mis propias armas!
- No contabas con ello, Flanagan.
- Te voy a actualizar el tablet, pero mi venganza será terrible
- Estaré preparado, forastero

Y efectivamente, ahora se descarga las actualizaciones a la tarjeta SD y tiene sitio suficiente para actualizar el disco local... Hasta que Windows 10 ocupe más de 28GB, claro.
Por no aburriros no indico los detalles pero si os encontráis en una situación similar avisadme y os paso la trampa.

Mucho cuidado con Windows.


lunes, 27 de agosto de 2018

La tira aplicada : Esa impresora de las narices...

Me imagino que a más de uno os ha pasado esto con una impresora... Pero es que me pasa cada vez que tengo que imprimir algo, aunque esté encendida durante horas (que podría aprovechar la muy...)


sábado, 25 de agosto de 2018

Tarjetas amarillas

Parece que fue ayer que estaba de vacaciones... Se acaban siempre antes de lo que uno espera y desea. Comenzar a trabajar un jueves no está nada mal y se hace más llevadero aunque tengas mil cosas que hacer.

-Sagerao
-Yo tengo trabajo para tres vidas
-Ni que fueras Super Mario
-Lo que soy es Super Tonto
-Exacto

El caso es que siempre que vuelvo de vacas intento aprovechar ese par de días de periodo de gracia en que no te exigen al 100% para otros quehaceres organizativos. Y en esta ocasión le ha tocado a los cajones de mi mesa, en concreto a la sección de tarjetas de visita.

Creo que no exagero si digo que tenía como 300 tarjetas de visita de varios años de andanzas consultoriles... Algunas realmente viejas.

-Muy viejas, sí
-Ajá...
-Que amarilleaban
-Ajá...
-Alguna incluso ya era amarilla per se
-¡Ahora lo pillo! ¡Por eso el título del artículo!
-Es que hay que decíroslo todo, leñe.

...Y en cierta manera es como ver un álbum de fotos laboral, con gente que ha seguido cerca de ti, otros que no y otros a los que no le pones ni cara además de contemplar la evolución estilística en diferentes épocas.

-Tengo a Paco repe tres veces
-¿Pero con tarjetas iguales?
-Dos iguales y una diferente... Pero la diferente es Premium Legendaria.
-Sile sile nole nole

No sé si la GDPR de mayo afecta a las tarjetas de visita, pero decidí acabar con aquellas más lejanas en el tiempo o la distancia laboral mediante rotura manual de casi todas.
¿Todas? ¡No! Un grupo de tarjetas plastificadas me hizo sudar y unas pocas totalmente de plástico se resistieron a mis manos morcillosas pero no a mi tijera profesional.

-El paralelismo de Astérix cansa un poco ya
-Es un homenaje

¿Quién se hace tarjetas de plástico totalmente antiecológicas? ¿Por qué seguimos usando las tarjetas de visita si existe una red de tarjetas de visita virtual como LinkedIn? ¿Cuántos de vosotros las guardáis y por cuánto tiempo? ¿Hay alguna tarjeta que os ha llamado especialmente la atención? ¿Debo hacerme tarjetas como autor de este blog?

Espero que en lo que queda de año acabe con mi reserva de tarjetas de visita... Eso seguro que son buenas noticias para vosotros, oh, coleccionistas de tarjetas.

Mucho cuidado ahí fuera.

lunes, 6 de agosto de 2018

De Vacas (y otros animales)

No sé si tendrá que ver el juego de palabras que bautiza este artículo con el 'Bulls on parade' de los Rage que estoy escuchando o el hecho de haber comenzado oficialmente las merecidas vacaciones de verano.

-Lo de Bulls on parade era fácil
-Facilísimo
-Cada vez te lo curras menos
-Estoy de vacas, ¿qué esperabas?

¿Oficialmente? ¡No! Un reducto de retén de clientes y personal administrativo sigue en activo dispuesto a atentar contra el merecido descanso de uno.
-Hoy es 3 de agosto, casi que lo dejemos esto para septiembre
-Vale
(Ping, ping, ping, whatsapps varios...)
-Oye, ¿no dejábamos esto para septiembre? Que estamos a 6 de agosto...
-Septiembre comienza el 6 de agosto
-Joper, ni que trabajases para El Corte Inglés
-El primer finde de agosto unido a una ola de calor dilata extraordinariamente el tiempo
-...

Siempre cuesta mucho desconectar los primeros días, sobre todo si aún tienes flecos pendientes que te asaltan cuando no te lo esperas... O te dejas asaltar.
-Llevo desconectada la sincronización automática del mail en el móvil
-Pero si le das con el dedito cada 10 minutos poco servicio te hace
-Desconectada dije...

Eso te lleva a que las vacaciones te parezcan muy cortas... Porque en realidad sólo estás de vacaciones parcialmente y salvo algún día fugaz estás en una calma vigilante esperando que todos se vayan de vacaciones para poder desconectar tranquilo.
-Eres como un delfín, que sólo duerme con la mitad del cerebro
-Sí, suelo trabajar con la mitad del cerebro sólo también

Pero bueno, que no se diga que por lo menos se intenta. Y tal como indica la evidencia gráfica que acompaña este artículo, estoy de vacas.

Nos vemos a la vuelta.